Sofia Viola

Cantora Errante

Sofía Viola y su indeleble huella en el cemento

Pretender explicar la singular compulsión que Sofía Viola tiene hacia el arte de hacer canción no es cosa fácil. Pero seguramente en esa obsesión que la define y la mantiene produciendo versos y melodías sin parar, mucho hay del amor incondicional que ella profesa hacia el folclor, sobre todo el que le viene por la sangre argentina y chilena que corre entre sus venas. Eso aunado al espíritu lúdico y la manifiesta inteligencia que iluminan sus letras, sin dejar de lado las incontables anécdotas que suele recoger dada su naturaleza nómada, ese impulso por moverse, viajar y vincularse con otros, que la acerca a distintos sonidos latinoamericanos que la inquietan y seducen, como la ranchera mexicana. Es en todo ello, es decir en la naturaleza propia de sus procesos creativos, donde puede comprenderse la total dimensión del carácter ecléctico y mestizo que define a La huella en el cemento, el cuarto álbum de su discografía y el primero suyo que se edita en España.

Sobre éste, lo primero que puede afirmarse es que sus once canciones están marcadas por cierta unidad sonora, la cual obedece al hecho de haber sido grabado en complicidad con el Combo Ají, agrupación en la que destaca la presencia de Ezequiel Borra —el también compositor y músico—, quien lo produce; así como Horacio “Pollo” Viola, trompetista y padre de la cantante, entre una lista de instrumentistas que aportaron oficio al rumbo conceptual de un disco rico en matices, estilos y sonoridades. Un grupo que se conformó como una banda de rock en principio, pero que paulatinamente fue abriéndose para incorporar los diversos acentos musicales que lo enriquecen.

Notorio en La huella en el cemento es el que Sofía Viola incursiona en géneros que no le habíamos escuchado con anterioridad: el blues “La noche deja el pañal” y ese regocijo de corte funk de nombre “Manolo”, que complementan una obra anteriormente más cercana al folclor latinoamericano. Ahora, no se piense que, en ese sentido, ella es una folclorista al uso tradicional. Para nada. Y es que si algo la distingue es precisamente la actitud de vena punk con que ella se asume, elocuente sobre todo en sus actuaciones en vivo, en las que queda por demás en claro no sólo su potencia interpretativa, sino también el provocador sentido del humor que imprime a su inconforme, afilado y mutante discurso artístico.

La huella en el cemento arranca con la canción que le da nombre, una balada sobria de aliento jazzero que de igual manera evoca boleros oscuros e insomnes, y que ya anuncia el compromiso que su autora ha establecido con el lenguaje, con un exigente y muy personal uso de la palabra.

Quizás sean canciones como “Suposición del temporal” con sus alegres sikus y toyos ornamentando su melodía, la chacarera “Ferro cónyuge”, o ese juguetón ritmo de aire andino que anima “Gaspar al mar”, las que remitan a su origen, el terruño donde nació en Lanús, al sur de Buenos Aires. Pero en La huella en el cemento Sofía Viola nos acerca además a su vertiente más experimental en canciones como “Stracualursi”, donde exhibe la plasticidad de una voz que sabe desahogarse y tornarse teatral a la hora de cantar; o bien a la influencia que ha tenido en ella el paraje urbano y la cultura pop como lo confirma la nostálgica “Amor Platónico” y su sugerente aire beatle.

Un colorido racimo de tonadas resulta La huella en el cemento donde también hay lugar para la cumbia (“La pitanga”) y para cadencias que invitan a bailar,  como bien lo hace “Vea vea” con su locuaz y acuático estribillo, prueba irrevocable de su imaginación más divertida y desbordada. Un álbum que augura las muchas posibilidades por las que, con seguridad, seguirá ramificándose una de las obras más refrescantes en la canción iberoamericana de hoy.

 

Enrique Blanc

Conciertos

24/10/2018

Teatro del Mercado

Zaragoza

25/10/2018

Bime (Sala Shake)

Bilbao

27/10/2018

Festival Periferias

Huesca

02/11/2018

Jazz Cava

Vic

03/11/2018

La Capsa

El Prat de Llobregat

04/11/2018

Cafè del Teatre

Lleida

07/11/2018

Diobar

Barcelona

09/11/2018

Alevosia

Madrid

Próximamente

2018 La huella en el cemento
Escuchar
2013 Júbilo
Escuchar